Ir al contenido principal

ARANJUEZ

Aranjuez, ciudad de reyes y nobles, declarada Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad 2001.

PALACIO REAL DE ARANJUEZ
Felipe II encarga en 1561 a Juan Bautista de Toledo la construcción sobre los terrenos de una antigua residencia de la Orden de Santiago el Palacio Real, como lugar de recreo para residir en primavera.







Los jardines de Aranjuez constituyen un inmenso espacio en el que arte y naturaleza se fusionan en un armonioso paisaje. Este evocador paraje, plagado de fuentes esculturas y árboles centenarios nos trasmiten sensaciones y aromas en las cuatro estaciones del año.

JARDÍN DEL PARTERRE. Ubicado delante de la fachada del Palacio Real, abre ante sus ojos un sinfín de caminos enmarcados por setos recortados en equilibrio geométrico, según cánones franceses de la época. Los senderos que recorren este espacio de recreo se adornan con jarrones de mármol, flores de vivos colores y hermosas fuentes, como la de Hércules y la de Ceres, alegóricas de la cultura clásica

Fuente de Hércules y Anteo


Fuente de Hércules y Anteo


Fuente de Ceres, diosa de la agricultura
Fuente de Ceres


Fuente de Ceres
Fuente de Hércules y la Hidra

JARDÍN DE LA ISLA, Junto al Palacio y rodeado por la placidez de las aguas del Tajo, se extiende el Jardín de la Isla, considerado como el más importante y característico de la época de los Austrias (siglo XVI). Ninfas de mármol blanco adornan la escalinata por la que se accede a este fresco vergel, donde la reina Isabel II, acostumbraba a pasear. Un paseo por este jardín invita a perderse por los íntimos rincones ornamentados con esculturas mitológicas que embellecen todavía más esta sugerente isla.

Fuente de Neptuno

Fuente de Neptuno

Fuente de Baco

Fuente Diana cazadora

Fuente de Venus

En el jardín de la Isla

Fuente Niño de la espina

Fuente de Apolo

Fuente de la Boticaria

JARDÍN DEL PRÍNCIPE. Amplio jardín de finales del siglo XVIII. A la vez geométrico y sinuoso, extenso y dividido en una docena de jardines inspirados en modelos del romanticismo español e inglés. Un jardín botánico. 

Fuente del cisne o de las cabezas

En fila

Otoño

Oca y jarrón

Fuente de Narciso

Fuente de Apolo

Estanque de chinescos

Estanque de chinescos

Estanque de chinescos

Estanque de chinescos

Estanque de chinescos

Casa del Labrador. Palacio neoclásico de finales del siglo XVIII

Más información de Aranjuez: http://es.wikipedia.org/wiki/Aranjuez

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Entre Caléndulas

Es increíble y espectacular lo que se puede descubrir en dos metros cuadrados de flores y prado, sólo con que te fijes bien en todo lo que te rodea. Un maravilloso mundo minúsculo y otro, aunque no tanto, lleno de vida y color. Aparte está, lógicamente, el tiempo entretenido que te lleva fotografiar una y otra vez a cualquier insecto que se acerque y pose, alguno descaradamente, para la eternidad. 
Dejo en esta entrada alguna curiosidad y muchas fotos de las caléndulas y sus habitantes, algunos, como podréis observar impresionantes.

Azucena, caldo, caléndula, caléndula oficinal, calta, caréndula, clavel, clavel de huerto, clavelina, clavellinas, clavel silvestre, corona de rey, coronas de rey, espantanovios, esposa del sol, flamencuela, flamenquilla, flor de difunto, flor de muerto, flor de pastor, flor de todos los meses, hierba centella, hierba del podador, maravilla, maravilla de jardín, maravillas, maravillas mexicanas, maravillas tudescas, margarita, marquesita, mercadela, mercader…

Día de Playa

El día presumía de ser aciago para la fotografía a orillas del mar. El cielo totalmente cubierto, las nubes totalmente planas y además la bruma del oleaje, no resultaba muy esperanzador. Aún así, nunca se debe perder la esperanza ni la paciencia. Por la tarde y después de una suave lluvia, el panorama cambió y aprovechando una brecha de las nubes en el horizonte pude pasar un rato de lo más apasionante a orillas del Cantábrico











Braña las Cadenas

Montegrande, un hermoso hayedo situado en el concejo de Teverga, Asturias. Subiendo por la carretera que lleva al puerto Ventana y muy cerca de la conocida ruta de la cascada del Xiblu, nos encontramos con esta senda que nos lleva a la Braña las Cadenas. Tener la ocasión de disfrutar de este pequeño paseo en otoño, es una delicia para los sentidos.