Ir al contenido principal

Peña Chana y Picos Blancos


Siete de agosto, nueve y media de la mañana, iniciamos la ruta por tierras leonesas, desde el pueblo de La Cueta.


Dejamos el coche aparcado enfrente a la iglesia y comenzamos el recorrido dejando la misma a la derecha, siguiendo el camino que nos dirige al valle de Chagüezos por el barranco los Borras


El camino es sencillo, no ofreciendo ninguna dificultad, hasta el valle de Chagüezos


En el transcurrir del camino podemos descubrir a poco que nos fijemos, en hermosas flores habitadas por multitud de insectos, en este caso ortóptero (saltamontes, langostas)


Las perspectivas originales suelen ser las más vistosas, tal vez veamos el resultado en algún momento


Dejamos el camino y atravesamos por un sendero poco marcado en dirección a la laguna Gúa y collado las Cruces, según mapa sigpac. La vista de nuestro segundo destino es espléndida

En el collado las Cruces, empezamos una subida considerable por un sendero inventado que poco a poco culmina en el primer objetivo de la ruta, Peña Chana. En la foto Picos Blancos

Culminada la subida más complicada antes de llegar a Peña Chana, un hermoso panorama se abría ante nosotros.







El paisaje del que disfrutamos desde Peña Chana es, sencillamente, espectacular. El tiempo acompaña y el campo de visión enorme.


Comenzamos a descender para iniciar otra ascensión considerable a nuestro segundo destino, Picos Blancos (en la foto el pico piramidal del centro). Para acceder a él, llegaríamos al collado entre el Pico Cebolleu y Picos Blancos subiendo a éste último por el cordal de la izquierda, según vemos la foto.


No podían faltar los inquietos rebecos que nos vigilan desde lo alto.


Las siemprevivas nos alegran el fatigoso camino mostrando sus flores.


En la cima de Picos Blancos, disfrutamos de nuevo de hermosos panoramas, a la vez reponemos fuerzas y descansamos para afrontar la cansina bajada que nos espera.


Panorama desde Picos Blancos, en cuya cima no existe el buzón típico, ni señal que indique su altitud



El pueblo es visible desde la cima, así como el camino que serpentea a orillas del río Sil y que nos llevará a nuestro destino final, La Cueta. 



Descargar ruta:






Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre Caléndulas

Es increíble y espectacular lo que se puede descubrir en dos metros cuadrados de flores y prado, sólo con que te fijes bien en todo lo que te rodea. Un maravilloso mundo minúsculo y otro, aunque no tanto, lleno de vida y color. Aparte está, lógicamente, el tiempo entretenido que te lleva fotografiar una y otra vez a cualquier insecto que se acerque y pose, alguno descaradamente, para la eternidad. 
Dejo en esta entrada alguna curiosidad y muchas fotos de las caléndulas y sus habitantes, algunos, como podréis observar impresionantes.

Azucena, caldo, caléndula, caléndula oficinal, calta, caréndula, clavel, clavel de huerto, clavelina, clavellinas, clavel silvestre, corona de rey, coronas de rey, espantanovios, esposa del sol, flamencuela, flamenquilla, flor de difunto, flor de muerto, flor de pastor, flor de todos los meses, hierba centella, hierba del podador, maravilla, maravilla de jardín, maravillas, maravillas mexicanas, maravillas tudescas, margarita, marquesita, mercadela, mercader…

Día de Playa

El día presumía de ser aciago para la fotografía a orillas del mar. El cielo totalmente cubierto, las nubes totalmente planas y además la bruma del oleaje, no resultaba muy esperanzador. Aún así, nunca se debe perder la esperanza ni la paciencia. Por la tarde y después de una suave lluvia, el panorama cambió y aprovechando una brecha de las nubes en el horizonte pude pasar un rato de lo más apasionante a orillas del Cantábrico











Brañarronda y los tejos

Hermosa ruta otoñal para disfrutar de los no menos hermosos colores que esta estación nos ofrece gratuitamente. Robles, abedules, serbales y tejos milenarios nos ofrecen un cromatismo espectacular.